Día Mundial de Lucha contra la Desertificación y la Sequía

Alrededor de 1.500 millones de personas en el mundo viven sobre tierras que están en proceso de degradación o ya degradadas. Vivir en territorios con estas características puede resultar muy peligroso. Las consecuencias del cambio climático y la desertificación de vastas zonas del planeta nos afectan a todos. Se calcula que en 2020 unos 60 millones de personas se verán obligadas a emigrar a tierras más fértiles a causa de este proceso.

La desertificación es un problema mundial con graves consecuencias de seguridad para los ecosistemas, la erradicación de la pobreza, la estabilidad socioeconómica y el desarrollo sostenible.

En Chile esto es un grave problema ya que el déficit en las precipitaciones afecta no solamente a los suministros de agua, sino que también pone en riesgo la flora y fauna nativa.

Fuentes consultadas: Organización de las Naciones Unidas y CEPAL